icono-email | icono-sitemap

La fábrica de Ercros en Sabiñánigo celebra su centenario e inaugura dos nuevas plantas

Sabiñánigo, 31 de mayo de 2018. - El pasado fin de semana fue de intensa actividad en la fábrica de Ercros en Sabiñánigo, que recibió la visita de cerca de 500 personas con motivo de la celebración de su centenario. Los actos empezaron el viernes, con una jornada de puertas abiertas para los accionistas de la compañía; siguieron el sábado, con un acto institucional, y culminaron el domingo, con la invitación a los empleados y sus familiares.

sabi100

En el acto del sábado, además de celebrar el centenario de la fábrica, también se inauguraron dos nuevas instalaciones –la planta de producción de cloro-sosa y la de ácido clorhídrico– a cargo del presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, quien estuvo acompañado por el alcalde de Sabiñánigo, Jesús Lasierra; el presidente de Ercros, Antonio Zabalza; además de las consejeras de Economía, Industria y Empleo, Marta Gastón, y de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, del consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, así como otras autoridades de la zona, directivos de Ercros y representantes de la sociedad serrablesa.

La visita empezó con un recorrido por las instalaciones de la fábrica y continuó con el descubrimiento de un monolito conmemorativo. El presidente de Ercros destacó que la planta de Sabiñánigo “está más viva que nunca, en el sentido de que está plenamente modernizada y tiene unas perspectivas comerciales, tanto a nivel nacional como internacional, muy buenas”. Por su parte el presidente de Aragón aseguró que Ercros “ha logrado fijar población, además de constituir todo un ejemplo para el modelo económico que el ejecutivo quiere para la comunidad basado en la innovación y la industria”.

El domingo llegó el turno de los trabajadores y sus familias, que tuvieron la oportunidad de conocer las nuevas instalaciones de la fábrica. El director del centro, Luis Gállego, en un emotivo y aplaudido discurso, recordó como su abuelo llegó a Sabiñánigo buscando un futuro mejor y explicó que para él era un gran honor dirigir una fábrica en la que habían trabajado antes su padre y su abuelo.

La jornada terminó con un típico aguacero de primavera pirenaica y con el deseo de que la fábrica pueda celebrar, como mínimo, otros cien años más.

btn news icona

Buscador de notícias

Archivo

Galeria de videos

Galería fotografica

Publicaiones

Formulario de contacto

Inicio